Esta raza pequeña viene de un linaje mítico, a pesar de ser estos una derivación, su raíz se encuentra en los conocidos perros lanudos del Tibet como los lasha apso, que se caracterizaron por ser los predilectos de la familia imperial china, volviéndose desde entonces una costumbre el hecho de criar y cruzar esta pequeña raza de perros por parte de las élites chinas.